A la paz

 

Resplandece la ilusión

en las pupilas del amanecer

que soñolientas se acuestan

entre los lirios que resucitan

                              en el mar de azul emergente

                                             cada vez que un beso errante

                              de barro y piel ardiente

                se nutre del trémulo calor

                que alberga tu nuca

cuando duermes

 

Y mirándote de cerca

exploro en esa

penumbra espesa

           que salpican en el silencio

           de tu sueño

           tus callados labios

                                                 intactos péndulos

                                                 del segundo difuminándose

 

que reinvento

nada más imaginándote

cuando te pierdo

 

Como credo profundo y continuo

         implorando

                      y no deja de cantar

un solo corazón en busca

                     áridamente rezando

                     cuajado de otoño en flor

buscando la canción a escondidas

cantando fuerte y alto

 

Y si no te has ido

sin mí, pues entonces, mi vida

¿dónde estoy?

                                Pues entonces                           

                              ¿dónde me buscarás?

si estás ahí

 

Viva

te quiero

aunque sea

                 en agonías

                 despierta

aunque sea

                 muriendo

                 soñando

 

Aunque

ráfaga efímera

sea

 

 

 

 

DE VERDIAZUL A TURQUESA

 

Isla Cristina, Andaluza

Hacia el mar inclinada

Saboreando sal y aire

Amándote en un beso

Me detengo

y concluyo

 

Cuando se refleja el sol

En azoteas tendidas

de ropa blanca

Su luz se desvanece

 

Diluye

       se derrama

             como si de caramelo

                 transparente

                   se tratara

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SOY

 

Sinfonía de espuma

Que se rompe

En tu orilla

Quiero ser

 

Tu aliento

Tu esperanza

De cada dia

Y sol que te abriga

 

Quiero ser

 

La gota

que colma el vaso

Tormenta repentina

y luz en el ocaso

 

ser

Quiero ser

 

Luna llena

en tus manos

y el mantel

de tu mesa

 

La cama

En la que te despiertas

En la que sueñas                 

En la que te acuestas                        

 

Ser

quiero ser

El cajón que abres

 Y cierras                      

 

Quiero ser

El sudor

bajo

tu ropa puesta

 

Y quiero sembrar

Con un beso

de tierra y fuego

Alas en tus heridas                         

para que se echen

a volar

y no vuelvan

nunca jamás

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  SEVILLA            

 

Anúteba                    incestoazulado     

 

 Entre infierno y ángel         

 

         Zafiro meridiano                   

              Y además                         

           De preámbulo                     

                Metáfora                          

                Constante                         

         De                  

        Zambra y arandela                 

 

       Soñadora quimera              

           Indomable y a nada semejante                

 

        Arcano iluminado                

De azulejo y naranjos en flor        

Inspiración del aire       

 

        Además de primavera          erizo de alma                

   Incienso palpable y del asombro la magia           

 

   Vives               toda coloreada     como en el fuego la calma          

Sosiego y azahar tras umbrales      y verbo de viva carne      

 

        Sevilla     eterno instante                

          A nada semejante                   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEMORIAM

(entre otoño e invierno)

 

 

Túrgida               nevada

            ardiente

             te doy.

 

          Luego tarde

Purpúrea   y   desprevenida.

 

Más allá

De la

Celeste

         Plenitud

                                 Argentada

                                 Que sueño

                                 Ampara.

 

   Constelación    fría   creada

                                   

Con ilusión

De cana trepada

                                                                 

                     Nacída

 

                                 Al silencio

                                 Del árbol blanco.

 

Como

Sangre                       besada

 

           Cualquier día

               Te doy.

 

Y de la

Urgente adolescencia

                                         El primer color

                                         Bajo hielo resentido

                    Se desprende

  

                       De la hora

                        Ausente.

                                                                                   

 

 

© 2015 Francisco Cienfuegos - Proudly created with Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-youtube